Para muchos diseñadores es una especialización con grandes salidas profesionales. Actualmente, la infografía 3D o render se utiliza en muchos sectores, la información a priori que proporciona sobre un proyecto es muy valiosa en determinados casos. De modo que si estás pensado en ampliar tus conocimientos artísticos, el diseño 3D puede ser una gran puerta a nuevas oportunidades laborales.

Entre la oferta académica de Másters TIC encontrarás una titulación enfocada al aprendizaje de esta disciplina. Hablamos del Máster en Modelado 3D, Render y Animación + Máster en Coaching Tecnológico. Una doble titulación con la que aprenderás a utilizar Cinema 4D y con el que además adquirirás unas determinadas pautas para ejercer como caoch profesional del sector tecnológico.

Si aun no tienes claro a qué se dedica esta vertiente del diseño, sigue leyendo. Te contamos para qué se utiliza actualmente.

Qué es la infografía 3D

La infografía 3D, también conocida como render, es una imagen digital tridimensional y se utiliza principalmente para mostrar las características de un producto o proyecto. Podemos ver este tipo de diseños en inmobiliarias, cuando presentan el aspecto de un edificio en construcción por ejemplo, o en el nuevo modelo de un coche.

La gran cantidad de información que podemos aplicar en un diseño 3D es muy útil para realizar presentaciones a un cliente o al público en general. Este prototipo digital muestra una idea o producto antes de llevarlo a cabo, de modo que permite tomar decisiones a priori sobre su acabo final para ahorrar costes innecesarios, por ejemplo.

Fases del renderizado

Antes de empezar a construir la infografía 3D es importante que tengamos una idea clara del proyecto y cuáles son las necesidades que se deben visualizar. Una vez que se tengan los conceptos claros, te proponemos el siguiente proceso de renderizado:

1-. Modelado

Este primer paso ayuda a definir el área de trabajo volumétricamente. Dicho así, es una forma de ganar detalles que con una visualización 2D pasarían desapercibidos.

2-. Texturizado

Es el momento de dar textura al volumen que hemos conseguido en el anterior paso. Se trata de plasmar la madera, el metal, el plástico, etc. en cada una de las partes la composición. Un trabajo que requiere atención, pues implica en muchos casos superponer varias capas del proyecto.

3-. Iluminación

Se trata de imitar la iluminación. Las luces sirven como referencia para que el cliente o espectador pueda hacerse una idea del espacio. Y, además, proporcionan una imagen muy parecida a la realidad.

4-. Renderizado

Último paso: crear la imagen tridimensional. Este último proceso suele tardar bastante, cuantos más detalles tenga la composición más tiempo tarda en transformarse a 3D.

Qué sectores emplean diseño 3D

Ya hemos mencionado algunos sectores que recurren a la infografía 3D. Veamos en detalle qué otros servicios incorporan las imágenes tridimensionales en su cadena de producción:

  • Interiorismo. Los estudios de diseño de interiores son uno de los principales sectores que emplean este tipo de tecnología. La utilizan para recrear espacios o ambientes, y tienen en cuenta factores como la composición de los muebles, los materiales y los puntos de luz natural. El acabado de este tipo de trabajos se cataloga como infografía 3D hiperrealista.
  • Arquitectura. Los arquitectos utilizan programas de diseño 3D como Autocad, para la distribución arquitectónica de apartamentos o grandes edificios. Entre sus trabajos podemos encontrar infografía 3D conceptual, una imagen visual con gran impacto por su carácter estético y a la vez informativo. Por ejemplo, en una misma recreación podemos ver el exterior y el interior de un edificio.
  • Construcción. Las constructoras pueden necesitar la visualización en 3D en algún momento del levantamiento, para corregir imperfecciones.

La publicidad, la comunicación corporativa o la educación son otros sectores que también recurren a la infografía 3D. Así que, ¿a qué esperar a formarte en una de las disciplinas con tan altas expectativas de futuro?