Para asegurar la rentabilidad de un negocio online se necesitan unos conocimientos básicos de optimización web. En el anterior post te explicamos cómo definir una estrategia SEO para mejorar el posicionamiento web. Pero en este artículo daremos un paso más, y sumaremos un conocimiento extra al background que necesitas en marketing online. Te ayudará en gran medida si quieres avanzar en comercio electrónico.

Vamos a explicarte cómo interpretar las KPIs de una web, qué información aportan y qué conclusiones puedes extraer de ellas para tomar decisiones en una tienda online.

¿Estás preparado/a? Si al terminar de leer este post sientes necesidad de profundizar en el tema, te recomendamos que eches un vistazo a nuestro Máster en Google Analytics + Máster en Coach Tecnológico. Además de adquirir un nivel experto sobre estos indicadores, puedes formarte como asesor/a tecnológico, aportarás un gran valor a tu currículum.

Indicadores clave para la optimización web

Las KPI (Key Performance Indicator), también conocidas como indicadores clave de rendimiento son muy útiles para conocer la funcionalidad de un sitio web, es decir, si cumple o no con su objetivo. Si se trata de una tienda online el objetivo principal serán las ventas. De modo que si queremos aumentarlas, la optimización web que debemos emprender debe, principalmente, mejorar el tráfico y la conversión.

Así, para dirigir tu estrategia y cada una de tus acciones puedes recurrir a estos indicadores. Te ayudarán también a comprobar si tus acciones han dado sus frutos. Veamos cómo interpretarlas:

1-. Canal de tráfico

La información que te proporciona este indicador te dirá de dónde proceden los usuarios que entran a tu sitio web. Las más comunes son los buscadores, redes sociales, anuncios pagados, etc. Puedes aprovechar estos datos para llevar a cabo promociones en el canal adecuado para mejorar la conversión.

2-. Tasa de Conversión

Hablamos de conversión cuando el usuario pasa a ser comprador. Esta tasa sirve para hacerte una idea de cuántos visitantes pueden convertirse en compradores potenciales. Puedes calcularlo dividiendo el número de conversiones entre el número de visitas en un tiempo determinado.

3-. Tasa de rebote

Es otro dato interesante que puede ser útil para la optimización web. Esta tasa indica el número de usuarios que han salido de tu web sin haber realizado ninguna acción. La tasa de rebote es útil para saber si tu site es práctico y útil. Por ejemplo, uno de los motivos de abandono puede ser porque los usuarios no encuentran lo que están buscando, los enlaces no están bien distribuidos o porque la página es muy lenta cargando. Así, cuanto más baja sea esta tasa, mejor.

4-. Duración de la sesión

Este indicador revela el tiempo medio que un usuario pasa en la página y por lo tanto, es una forma de medir su interés. Si la duración media de la sesión es alta, querrá decir que el contenido que se muestra es interesante.

Existen otras KPIs que te ayudarán en gran medida con la optimización web y, por lo tanto, de tu eCommerce. Por ejemplo, también es interesante que analices el abandono de carrito. Te indicará si hay algún fallo durante el proceso de compra que anima a abandonar. También puedes analizar el total de ventas realizadas en la web durante un periodo de tiempo concreto. Como en cualquier tienda física, en eCommerce también puedes analizar las ventas mensuales, anuales e incluso a diario. También puedes saber cuánto se gastan tus compradores. Es lo que se llama ticket medio. Puedes averiguarlo dividiendo el valor de todas las compras entre el número de ventas efectuadas.

Todas estas indicaciones te ayudarán con la optimización web para mejorar tu tienda online. Así que no las pierdas de vista y ponlas en práctica. Te aportarán información de valor para tomar muchas decisiones durante tu estrategia.